El toxicómano y su relación con la droga

Como toxicómano se designa a un sujeto que ha entrado en cierta relación con la droga y que conscientemente decide simplificarse a sí mismo en esta relación. La droga da lugar a una auténtica experiencia para el sujeto, él no oculta la satisfacción puesta allí en juego. Se trata de una exacerbación de la satisfacción: la droga se transforma en el verdadero partenaire esencial, incluso exclusivo, del sujeto, un partenaire que le permite hacer un impasse con respecto al Otro. Para el adicto el Goce no pasa por el Otro. Para él existe ingenuamente en la “autosatisfacción” 

Es por esto, que como psicólogos lo central habría que buscarlo en el plano del vivenciar del paciente toxicómano en SU relación con las sustancias químicas. Al respecto, diferentes psicoanalistas entienden el consumo adictivo como cumpliendo una función, así para Kernberg la droga será el reemplazo de una imagen parental en la depresión o de una madre toda bondad en una personalidad borderline, o de alimento de un sentimiento grandioso en el narcisismo. Balint,  plantea que en el alcoholismo el sujeto establecería relaciones intensas, fluctuantes e inestables, buscando en el consumo el retirar la líbido para refugiarse en un estado narcisista armónico. McDougall afirma que en los sujetos adictos buscan una sustancia maternizante-tranquilizadora que desempeña el papel de los objetos transicionales de la primera infancia y manifiesta una dificultad en la autorregulación (2005). Dodes, hace referencia a una vulnerabilidad narcisística que lleva a sentirse abrumado por experiencias de impotencia/indefensión, asociadas a fallas tempranas en el desarrollo.

El entendimiento del proceso psíquico que ocurre respecto de la relación adictiva con la sustancia implica, para el profesional de la salud mental, el objetivo intrínseco del primer entendimiento hacia el fenómeno toxicológico.

#toxicomanía #psicoanálisisvincular #kernberg #balint #adicciones #goce #destrucción