Estrés e ingreso a la universidad

La entrada a la universidad representa para muchos estudiantes un estresor de notable relevancia y magnitud. En los últimos años han surgido líneas de investigación q analizan el papel que desempeñan diferentes características psicológicas como potenciales protectores del estrés (Cabanach et al., 2014).

Entre estos recursos intrapsíquicos, el estudio de las competencias relacionadas con el manejo y regulación de las emociones como factor protector se vincula con un afrontamiento más adaptativo lo que conlleva el desarrollo de niveles inferiores de estrés y burnout (Pau et al., 2007).

Desde la perspectiva de la regulación emocional basada en habilidades, Gratz y Roemer (2004) identifican diferentes dimensiones que la integran. En concreto, la atención y la conciencia de las emociones; la claridad o comprensión de las emociones; la aceptación de éstas ; la capacidad para controlar las conductas impulsivas y comportarse de acuerdo con los objetivos deseados cuando se experimentan emociones negativas, y la capacidad para utilizar estrategias de regulación emocional contextualmente apropiadas con el objetivo de satisfacer los objetivos individuales y las demandas situacionales.

Esta gestión de las emociones adquiere una especial importancia en la percepción del estrés y en las manifestaciones del mismo. Los déficits en la regulación emocional explican, al menos en cierta medida, las diferencias entre los sujetos en la magnitud de los cambios en variables como la presión arterial o el nivel de cortisol. De este modo, una vez identificados los diferentes perfiles emocionales presentes en cada paciente los profesionales de la salud mental pueden potenciar mediante psicoterapia la regulación emocional, mediante la mejoría de los niveles de claridad, aceptación y control emocional ante las situaciones estresantes, lo que se traducirá en una menor percepción de estrés y en menores manifestaciones o respuestas desadaptativas.  #regulaciónemocional #estrésacadémico #psicologiaclínica