Humor, Psicoterapia y apoyo social como factores protectores de la Salud Mental

 

El sentido del humor como fortaleza es la capacidad para reconocer con aceptación y sin una actitud paranoide lo incongruente o inflexible de nosotros mismos y las circunstancias: esto es ver la adversidad de manera positiva, con determinación para sortear obstáculos y sin vivenciar el momento de dificultad  que atravesamos de manera estática.

La gente que toma de manera positiva las críticas y autolimitaciones y que se ríe de sí misma, favorece las relaciones sociales y afectivas sanas al aceptar las críticas constructivas de los demás significativos.

Aceptar con humor los  propios defectos o la difícil situación que enfrentamos funciona como inhibidor del estrés ya que amplía los repertorios de pensamiento-acción, reduce las emociones negativas prolongadas, y provoca espirales de estados de ánimo positivos. Poder reírse de uno mismo frente a la adversidad tiene como requisito previo tener resueltas las necesidades básicas de legitimidad personal, sensación de autoeficacia, pertenencia social y autonomía. Para reírse de las dificultades propias se requiere individuación o desarrollo máximo de la propia personalidad, y por otro lado un correcto ajuste de esa individualidad al contexto en que vivimos. Las personas que han padecido depresión y se han sobrepuesto a ella mediante Psicoterpia y fármacos (de ser necesarios), tienen una conciencia más clara de la felicidad que supone el vivir día a día, y aprecian intensamente todo lo bueno que les sucede en la vida. Sin embargo, la vida de una persona deprimida sin análisis psicológico queda sujeta al fantasma de la adversidad, al aislamiento y al fracaso propio de enfrentar una crisis: el estrés que significa enfrentar adversidad por periodos prolongados de tiempo, modifica la estructura cerebral; esto es, disminuye los receptores de serotonina y aumenta el cortisol. Por lo que más alta es la probabilidad que vuelva a ocurrir un nuevo episodio depresivo. Lo opuesto a depresión no es la felicidad, sino la vitalidad. Por eso es necesario luchar, con uñas y dientes, con humor y determinación la falta de energía y voluntad , las ganas de aislarse y no ensimismarnos ante los estados de aplanamiento afectivo: pedir ayuda a amigos , familiares y profesionales de la salud mental, significa ser más libre pues soy flexible y me permito apoyarme en los otros. Buscar protección y amor en momentos difíciles es un signo inequívoco de salud mental.

#psicologiapositiva #humor #calidad de vida #saludmental #bienestaremocional #noalaislamientoemocional