Sobre la confianza

Creemos que si confiamos en otra persona tenemos el derecho a a exigir q no nos defraude, o también esperamos que el otro emita alguna acción para que sepamos que debemos seguir confiando. 

En realidad no es así: La #confianza es una #entrega, que nada tiene que ver con exigir y con esperar; es algo que a CADA UNO le pasa. Y esto a veces, casi no se relaciona con nuestras decisiones.  Uno no decide confiar. Sino que solamente se encuentra confiando, sintiendo serenidad junto a un otro. Es uno de los pilares fundamentales que tiene el amor sano. Y es tan importante que si no existe, no hay posibilidad de ser una pareja sustentable.

En la confianza hacia el otro no existen las mentiras piadosas, la única piedad es para quien no quiere enfrentarse con la responsabilidad de lo que está haciendo. De asumir su decisión propia; en este sentido, cada uno es responsable de poner sus propios límites. Con lo que quiere hacer de su vida, y en su vida. El tema de los límites no hay que excluirlo del amor, por el contrario el amor sano se genera desde el respeto de  danza entre la individualidad y la diferencia ; este es el punto de encuentro fundamental, la homeostasis del sistema. Es necesario reconocer que hay temas individuales, de uno.  Hay espacios Intrapersonales que no pueden ser invadidos por el otro, por más que amemos. Sino la pareja se fusiona, se sumerge en una simbiosis, donde cada uno de los miembros pierde su identidad propia. Y ser feliz se relaciona plenamente con esto, es una sensación de #respeto sentido por el otro hacia mis decisiones asumidas de manera responsable y viceversa. Sólo este movimientos de espacios de encuentros y de separación, intrapersonal v/s interpersonal, nos permite estar amando sanamente en una relación , y estamos serenos cuando nos damos cuenta que estamos en el camino que elegimos individualmente.